Los alebrijes: un sueño y una artesanía mexicana

Una popular artesanía mexicana elaboradas con la técnica de cartonería, son figuras bastante coloridas. ¿Conoces el origen de estas los alebrijes? Te invito a continuar leyendo para aprender una vez más juntos sobre esta fascinante historia. ¿Te quedas?

La creación de los alebrijes

El creador de los alebrijes es Pedro Linares, mexicano, artesano experto en la técnica de cartonería; te platico un poquito de lo que va esta técnica: Consiste en crear figuras a través de moldear el papel periódico. Estas figuras tienen una mezcla de animales que si bien pueden ser reales o imaginarios, se caracterizan principalmente por sus colores llamativos, colores que con míralos se sabe que pertenece a la cultura mexicana.

Recuerda que, al no tener molde cada alebrije es único e irrepetible. Ahora si, te platico un poquito sobre como elaborar un alebrije:

  • Paciencia, mucha paciencia, todo arte requiere de un alto grado de concentración y no es para menos vamos a crear a un alebrije.
  • Con alambre galvanizado o recocido vamos a crear el esqueleto de nuestro alebrije, toma en cuenta que el alambre debe de ser fácil de doblan pero no muy delgado ya que es el soporte de toda nuestra futura creación.
  • Se utiliza cartón para darle cuerpo al esqueletito que hemos creado y vamos a realizar engrudo (sí, ése que Art Attack nos enseñó de pequeños a realizarlo).
  • Posteriormente utilizaremos papelitos de papel periódico y con nuestro engrudo mágico haremos unas cuantas capas a nuestro alebrije.
  • Finalmente, se dejará secar nuestra creación, a la luz de sol, una vez seco, si deseas pueden agregarle los ojos, picos, alas y garras (si deseas que tu alebrije tenga).
  • Cuando esté completamente seco, lo pintaremos con color blanco, esto para darle una base y lograr que los colores resalten aún más.
  • Una vez la pintura haya secado, es momento de divertirse y añadirle vida y color a nuestro alebrije.
Alebrijes

Un origen muy difícil para su autor

Los alebrijes no tienen una historia muy agradable, pero no te quiero spoilear tan pronto, te voy a platicar los detalle ¿va?.
El señor Pedro Linares López trabajaba en un taller cerca del centro histórico de la Ciudad de México se dedicaba a crear figuras con la técnica de cartonería, además utilizaba el papel maché, fabricaba piñatas, máscaras, entre muchas cosas más.

Pedro Linares a los 30 años de edad enfermó, su estado era bastante crítico, estaba en un sueño profundo del que creían que jamás podría despertar. La familia estaba devastada y sin esperanzas de que el Sr. Linares mejorara. Mientras el Sr. Linares estando enfermo y sin poder despertar recuerda que tenía un sueño que era muy constante: Él se encontraba en en un bosque muy peculiar ya que los animales que habitaban no eran extraordinarios, había burros con alas, gallos con cuernos de toro, leones con cabeza de perro o gato, (y todas las combinaciones posibles que logres imaginar). Pero no era todo, los animales no dejan de decir la palabra «alebrijes, alebrijes, alebrijes».

Pedro Linares López

Mira también: La catrina: Uno de los símbolos más representativos del día de muertos

Aún no es momento

«Aun no es momento» fueron las palabras que le dijeron al Sr. Linares, él recuerda que fue un hombre el que le dijo aquellas palabras: «aún no es momento de que te encuentres aquí, sígueme, te guiaré hasta el lugar para que logres salir».
Muy poco tiempo después, nuestro creador de los alebrijes despertó y su salud iba mejorando considerablemente. Después de su recuperación, el Sr. Linares hizo bocetos de los animales que recordó haber visto en aquel bosque y pronto obtuvieron forma gracias a la técnica en la que era un experto.

El reencuentro con los alebrijes

En 1990 el Sr. Linares recibió el Premio Nacional de Ciencias y Arte. Fueron 2 años posteriores a la entrega del premio, a la edad de 82 años el Sr. Linares falleció, teniendo un reencuentro con aquellos animalitos coloridos y con una belleza única, en aquel bosque tan mágico.
Pedro Linares López ya no está más con nosotros, sin embargo dejó un legado para México, algo único e irrepetible: Los alebrijes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.