Pan de Muerto Negro ¡hecho con ceniza!

Pan de Muerto Negro ¡hecho con ceniza!

La gastronomía mexicana es una delicia, si estuviéramos en cualquier parte del mundo y nos encontráramos entre mexicanos, con el simple hecho de decirnos cual es el platillo, dulce o bebida típica de nuestro estado ya sabríamos de donde somos sin necesidad de mencionarlo.

Mi época favorita del año son los últimos tres meses, el otoño. Sobre todo las festividades del Día de Muertos, ya que el pan de muerto es tradicional en estas fechas, me he percatado que los últimos años, las panaderías, cafeterías, expendios, han adelantado su producción y venta, iniciando entonces desde principios de octubre, es por eso que te presento ¡el pan de muerto más icónico de México!

Origen del pan de muerto

En la época prehispánica se hacía la «papalotlaxcalli» o pan de mariposa que era exclusivo de esta ceremonia, era una tortilla a la cual se le imprimía a la masa aún cruda un sello en forma de mariposa.

Las ofrendas de muertos tienen su origen en las culturas prehispánicas y consistían en «panes» de diversas figuras como mariposas o rayos hechos a base de amaranto y «pan ázimo» que era un pan de maíz seco y tostado.

Pan de Muerto

Cada estado de la república mexicana elabora su pan de muerto de acuerdo a las tradiciones y costumbres de la región, existen clásicos, esponjosos, cubiertos de azúcar, conejos de guayaba o de chocolate, rosquillas, con azúcar roja, con rellenos de diferentes sabores y tamaños, pero el más icónico y majestuoso es el de Texcoco.

Texcoco

Texcoco se encuentra ubicado en el Estado de México colinda con los estados de Tlaxcala y Puebla, se considera como una de las ciudades más antiguas del país.

Algunos de sus atractivos turísticos son la delegación Huexotla, la universidad de Chapingo, los vestigios arqueológicos del palacio de Acolmiztli-Nezahualcóyotl, el monumento de los Bergantines, la catedral o Capilla de Gante de la Enseñanza, una casa de la cultura, edificio del siglo XVIII, el molino de flores y los vestigios arqueológicos de Tetzcutiznco.

Pan de muerto negro de Texcoco

Su pan de muerto es una delicia, esta cubierto de azúcar y cenizas de totomoxtle, el color negro se logra al tatemar el totomoxtle en el comal hasta que se convierte en ceniza, además de su peculiar cubierta, su interior se encuentra relleno con dulce de camote morado, un tubérculo de temporada, y lo adornan con pétalos de cempasuchil.

Es un impacto visual el color del pan, de inmediato es como si la tradición del dia de muertos en México se intentara resumir en el color, sabor, y olor del pan de muerto de texcoco.

Sin duda México es un manjar, cada platillo y dulce típico tiene su origen y valor, esperamos que este artículo te inspire a visitar Texcoco y probar su icónico pan de muerto.

¿Habías oído hablar de éste Pan de Muerto Negro?

Mira : Las calaveritas mexicanas se prohibieron por esto

Aida Hernández

¡Linda vida! Mi nombre es Aida y me gusta imaginarme en mis próximas vacaciones antes de que ocurran. México es un mundo dentro de un país, y conocerlo a través de blogs, artículos, podcast y post, me hace abrir más mi imaginación y así no elegir como primera opción un destino de playa antes que un pueblito mágico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *