Necro-turismo: Leyenda del Panteón de Belén.

Justo por las fechas que se aproxima la celebración del día de muertos en Guadalajara, Jal. Hay un panteón muy famoso: el panteón de belén en donde se realizan recorridos nocturnos, pero ¿sabías que visitar los panteones con el mero gusto de saber de sus leyendas y conocer algunas tumbas famosas, estás haciendo turismo? ¿qué? ¿cómo? Quédate y te cuento un poquito más de este tipo de turismo y aprovechando, te platico una leyenda muy famosa de un pequeño que descansa en el panteón de Belén.

¿Qué es el necroturismo?

Dentro de todo este mundo conocido como turismo negro o turismo oscuro hay un subtipo llamado necroturismo o turismo de cementerios. Este turismo no pretende ofender a los difuntos ni mucho menos, las visitas se hacen con el objetivo de conocer el patrimonio edificado, conocer tumbas de personas famosas o con importancia en nuestra historia y escuchar las leyendas que hay respecto a alguna ánima que está en pena. 

El panteón de Belén

El panteón de Santa Paula mejor conocido como el Panteón de Belén en Guadalajara, Jal. Se construye en 1848 por el arquitecto Manuel Gómez Ibarra. El Panteón de Belén está protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) además es considerado Tesoro Arquitectónico Nacional debido a la importancia del patrimonio cultural que tiene el cementerio.

Actualmente, el panteón de Belén no ofrece servicios funerarios, sin embargo, tiene otra función que es la del museo, con el fin de que pueda continuar siendo visitado y a través de él sea posible conocer de las tradiciones, costumbres y leyendas que existen en nuestro querido México.

Mami, no me apagues la luz: Leyenda del Panteón de Belén

Una de las tumbas más famosas es la del niñito llamado Ignacio Torres Altamirano, todos lo conocen por Nachito. Falleció el 24 de mayo de 1882, Nachito desde muy pequeño tenía un serio problema con un miedo irracional causado por la falta de luz. Sus padres todas las noches le prendían un par de antorchas para que pudiera dormir tranquilo. Como ya era de costumbre, los padres arroparon a Nachito, mientras la habitación se iluminaba con la luz de las antorchas, pero esa noche, el aire entró por la ventana de la habitación del niño y apagó la luz.

Nachito despertó inmediatamente, al darse cuenta que se encontraba en una inmensa oscuridad, comenzó a sentir muchísimo miedo, su corazón latía tan rápido que sentía que se iba a salir de su pecho. Nachito ahogado en llanto y sumergido en ese terrible terror, sufrió de un paro al corazón y así, fue como el pequeñito a tan temprana edad, entró en un sueño profundo. 

Mira también: Leyendas de los hoteles embrujados en México.

El cuerpo de Nachito

Su madre encontró el cuerpo de su bebé ya sin vida, fue sepultado en el Panteón de Belén, y las personas encargadas de cuidar del cementerio comenzaron a decir que desde la llegada de Nachito, se escuchaban pasitos, o se escucha a un niño jugar. Cuando iban a revisar la tumba de Nachito, el cuerpo del pequeño estaba fuera, a un lado de su tumba. Los veladores por obvias razones se asustaban muchísimo y siempre que escuchaban pequeños pasos sabían que encontraría el cuerpo de Nachito fuera de su tumba.

Este evento no solo pasó una o dos veces, sino que fueron alrededor de diez ocasiones. La gente comenzó a decir que la tierra no lo quería o que padecía el mal del diablo, sin embargo, lo padres sabían porqué su pequeño hacía eso y decidieron construir una tumba sobre su tumba para que permitiera entrar la luz a través de las aberturas que dejaron a los costados. Y finalmente esto permitió que el ánima de Nachito pudiera descansar e irse tranquilo y en paz, sabiendo que nunca más tendría que estar en un lugar oscuro

Visita el Panteón de Belén aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.