¡En el nombre del cielo, os pido posada…! La evangelización en las posadas navideñas.

¿Recuerdas cuando platicamos cómo México fue evangelizado por frailes franciscanos a través de la piñata y poniendo el nacimiento?. Como ya sabes, se buscaron muchas formas para que los habitantes de la Nueva España aceptaran una nueva ideología religiosa. ¿Te gustaría conocer cómo fue que evangelizaron por medio de las posadas navideñas? ¡Continua leyendo este articulo que Eo travel ha escrito para ti!

Misas de aguinaldo

Fue en 1587, gracias al prior del exconvento de Acolman: Fray Diego de Soria, quien consiguió una bula (un documento firmado y sellado por la cancillería apostólica Papal) del Papa Sixto V con la intención de poder celebrar nueve misas que se llevarían a cabo del 16 de diciembre hasta el 24 del mismo mes; se hacía de esta manera ya que se pretendía recordar los meses de embarazo de la Virgen María antes de dar a luz.
En estos nueve días de fiesta recibían el nombre de «posadas» porque las personas pedían posada (lugar en dónde refugiarse) para pasar la noche, o también se le llamaba «jornada» ya que se hacía una larga caminata durante todo el día.


Recibe el nombre de misas de aguinaldo porque se daban pequeños regalos a las personas que asistían a la celebración.

Las primeras posadas

Los primeros en realizar posadas fueron los frailes que se encontraban en Acolman justo el mismo lugar en dónde los mexicanos aprendían sobre Dios a través de la piñata. Los frailes agustinos celebraban el evento religioso en el atrio del templo (el patío abierto para ingresar al templo) en donde se explicaban pasajes bíblicos respecto a la llegada del mesías.


Al finalizar el culto, se celebraba una pequeña fiesta en donde los fieles seguidores eran vendados de sus ojos y golpeaban una piñata de siete picos. ¿Recuerdas esta historia? Acá te dejo el link para refrescar la memoria: ¡Dale, dale, dale, no pierdas el tino!… La historia detrás de la piñata.

Mira también: La navidad en México antes y después de la evangelización.

La independencia de México y las posadas navideñas

Después de la independencia de México, la costumbre de las misas de aguinaldo desapareció por completo, fueron los fieles seguidores quienes rescataron la tradición de realizar posadas, sin embargo, esta vez las posadas navideñas se hacían en alguna casa en donde se celebraba la vieja costumbre.


La tradición de las posadas llegó hasta los barrios más lejanos, las posadas comenzaron a ser tan populares, cantar durante el camino hasta llegar al destino en donde se rezaban el rosario y al concluir se regalaba pequeñas porciones de comida, de bebida, además de un pequeño bolo con dulces y frutas.

En el lugar donde vives ¿aún realizan posadas? ¡Cuéntanos, estaremos muy contentos de recibir tus comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.