Eo Travel

La navidad en México antes y después de la evangelización.

Resulta bastante curioso que la historia de un dios mexica tenga parecido con la historia de Jesucristo. ¿Te quedas a conocerla? Este escrito fue realizado con mucho respeto, pero es interesante conocer la celebración de navidad en México que existía antes de la evangelización ¿no es verdad?

En el México antiguo, los mexicas realizaban una ceremonia en diciembre y se hacían en honor al dios Huitzilopochtli debido a que el 21 de diciembre se conmemora su nacimiento. Dicho evento recibe el nombre de Panquetzaliztli en el que se llevaba acabo peregrinaciones y quizá algunos sacrificios humanos.

La historia de Huitzilopochtli

Coatlicue madre de Huitzilopochtli, se encontraba barriendo en la Montaña de la Serpiente debido a que era su penitencia. Mientras Coatlicue barría, una bola de plumas finas bajaba lentamente sobre ella, tomó una de las plumas y la colocó sobre su vientre; cuando terminó de barrer Coatlicue buscaba la pluma que se antes había estado en su vientre pero ésta ya no estaba. En ese momento Coatlicue quedó encinta.

Coatlicue era madre de 400 surianos y al darles la noticia que había quedado encinta de algo/alguien sin haber tenido coito, era imposible de creer y los 400 surianos estaban muy enojados debido a que el embarazo de su madre era una deshonra.

Coatlicue se encontraba destrozada, triste y desanimada de que no creyeran en su palabra y temía que su hija Coyolxauhqui a través de su ira, convenciera a sus hermanos de asesinarla por quedar encinta de manera «mágica».
Huitzilopochtli a pesar de estar en el vientre, habla con su madre y le dice: «No temas, yo sé lo que tengo que hacer”. Las palabras de su hijo, reconfortan a Coatlicue y la hacen sentir tranquila.

El destino de Coatlicue

Uno de los 400 surianos estaba en contra de matar a su propia madre, su nombre era Cuahuitlícac. Mientras pasaban los meses y los surianos se ponían de acuerdo para asesinar a Coatlicue. Cuahuitlícac hablaba con su hermano Huitzilopochtli y le informaba con detalle lo que se pretendía hacer.
Huitzilopochtli siempre se mantuvo tranquilo mientras se encontraba en el vientre de Coatlicue, él les mencionaba a su madre y a su hermano que estuvieran tranquilos y que él sabía lo que debía de hacer.

Cuando Cuahuitlícac le informa a Huitzilopochtli cuando los surianos ya están muy cerca de su madre Huitzilopochtli decide nacer y con un escudo de plumas de águila y un lanzadardos, con la misma ira responde Huitzilopochtli y ataca a sus hermanos. Ellos le piden que pare ya, que es suficiente, pero Huitzilopochtli (dios de la guerra) está lleno de coraje y no cesa hasta terminar su misión.

Mira también: ¡Dale, dale, dale, no pierdas el tino!… La historia detrás de la piñata.

El nacimiento del rey Jesucristo

Cuando los frailes franciscanos llegan a México traían el espíritu navideño del nacimiento de Jesús. En este punto, querido lector curioso, creo que conoces muy bien la historia del nacimiento de Jesús. Su madre la Virgen María queda encinta una vez que el ángel Gabriel le hace saber que Dios le ha encomendado criar al pequeño que tendrá en su vientre y por obra del espíritu santo y el poder del Altísimo es que María queda encinta sin antes haber tenido coito con ningún hombre. (Lucas 1:26).


María madre de Jesús cumple al pie de la letra lo que Dios desea que suceda para su progenitor. María con su esposo José toman un largo viaje hasta llegar a Belén, en dónde solo encuentran un establo para pasar la noche y es en ese momento en que María da a luz al gobernante prometido. (Lucas 2:1-20)

La navidad en México después de la evangelización

Una vez la conquista en México los españoles buscaban evangelizar al pueblo mexicano, deseaban que se diera a conocer sus creencias religiosas y que fueran inculcadas desde los más pequeños hasta los adultos. Los frailes franciscanos evangelizaron a través de la piñata pero también lo hicieron a través del nacimiento. Los primeros nacimientos fueron construidos en 1524 y recibió el nombre de «misterios».

La tradición de poner el nacimiento se da gracias a los templos, (que como todo el tiempo durante la conquista) solo podían ponerlo las personas ricas porque resultaba muy costoso comprar las piezas, ya que cada una las figuras eran de madera y grandes, con piernas y brazos articulados cabeza y manos pintadas con mucho realismo. La ropa con la que cubrían las piezas era de tela muy fina.

En el siglo XIX, gracias a nuestro bello pueblito mágico Tlaquepaque se hace tan popular colocar el nacimiento para navidad y es que es posible adquirir uno puesto que el precio era mucho más accesible y las piezas eran de barro. Tlaquepaque hace posible que toda la republica mexicana pueda comprar su nacimiento.


En el estado de Jalisco se acostumbra poner el nacimiento desde el 16 de diciembre y de levantarlo el 2 de febrero (el día de la candelaria). Hay nacimientos enormes que abarcan una habitación completa y otros que son modestos y pequeños.


Como siempre te he pedido en artículos anteriores: Conservemos nuestras tradiciones y no dejemos que se pierdan, ya que son parte de nuestra cultura, y debemos de permitir que futuras generaciones conozcan de sus propias tradiciones.


Agradezco muchísimo que hayas llegado hasta el final de este escrito. Cuéntame ¿Qué te ha parecido la historia de la Navidad en México? ¿En tu hogar ponen el nacimiento? Deja tu comentario que estaré muy feliz de leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *