Viajar para comer ¿El as bajo la manga?

Hoy en día son más los turistas que se suman al turismo gastronómico y sin siquiera
saberlo. Viajar para comer ¿El as bajo la manga?

Primeramente vamos a dar el concepto de turismo gastronómico y todo lo que implica.

El turismo gastronómico se define como la elección de un destino a partir de su oferta
gastronómica, sus comidas y tiene por objetivo acercar a los viajeros a la cultura culinaria
de un lugar y todo lo que esta implica, desde los procesos de elaboración hasta la
experiencia de llevar el alimento a la boca. Entre más cercana a las tradiciones, mucho
mejor, pues las personas buscan entender el trasfondo y todo lo que conlleva para sentirse
como locales y recordar la vivencia completa.

Partiendo de esto podemos dar algunos ejemplos fácilmente, es fácil imaginar que en un
viaje a Francia buscas los mejores croissants de la ciudad, o en Italia maridar tu pizza
napoletana con un buen vino, quizá en Seúl un ramen o un kimchi que por cierto tiene
nombramiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, otros
situaciones similares se dan en los diferentes estados del país, como la ruta del vino y el
queso en Querétaro, los viajeros buscan pasar un buen rato y probar delicias mientras
conocen los viñedos, el proceso de elaboración y recorren las fincas queseras para
degustar y maridar todo lo que esa región nos ofrece.

Las tendencias en los últimos años se inclinan a conocer desde los procesos y es por eso
que hay tantos viajes que incluyen recorridos para conocer el proceso de elaboración de los
alimentos. Tal es el caso de Tequila, famoso por ser de los primeros en ofrecer estos tours
con toda la experiencia, te incluyen mariachi, fábricas, degustaciones y paisajes agaveros
preciosos.

mira también: ¿Por qué es importante consumir Gastronomía local?

Viajar para comer

En México tenemos muchísima riqueza gastronómica y es algo que aún no se explota lo
suficiente, así que si andas de visita por algún pueblito o estado que te gusta mucho, te
vamos a dejar dos preguntas claves que debes hacer a los locales:
● ¿Cuál es la comida típica de aquí?
● ¿En dónde lo preparan más rico?

Pierde el miedo a preguntar a los lugareños por comidas, bebidas y experiencias, no hay
nada como vivir tu viaje desde la perspectiva local para que conozcas y disfrutes más.
Nada se compara con la satisfacción de comerte un aguachile a la orilla de la playa en
Mazatlán, o saborear unas carnitas en Quiroga frente a su kiosco principal y qué me dices
de un taco de cochinita pibil en las calles de Valladolid, anímate a descubrir las delicias que
cada lugar y cultura nos ofrecen.

Y tú ¿Viajas para comer? ¡Compartenos tus comentarios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.