San Juan Teotihuacán, el pueblo mágico colonial que se combina con una ciudad prehispánica

Cuando piensas en Teotihuacán seguramente piensas en sus asombrosas pirámides, sin embargo existe un pueblo con el mismo nombre, San Juan Teotihuacán, el pueblo mágico colonial que se combina con una ciudad prehispánica, increíble pero cierto. ¿nos acompañas?

Alrededor de lo que es una de las más grandes ciudades de Mesoamérica, se esconden dos poblados que juntos combinan una historia antigua y colonial española la cual se nota principalmente en sus delicias culinarias.

Durante la época virreinal, el pueblo recibió el nombre de San Juan Teotihuacán y en medio de la Guerra de Independencia fue un vital centro de suministro de alimentos para la Ciudad de México. Los conflictos armados posteriores arruinaron la región y durante la primera década del siglo XX se realizaron las primeras reconstrucciones arqueológicas. ¡Interesante!

En 2015, San Juan Teotihuacán fue nombrado Pueblo Mágico junto con la localidad vecina de San Martín de las Pirámides, principalmente por la Ciudad Prehispánica de Teotihuacán, que contiene pirámides, aposentos y manifestaciones escultóricas y pictóricas de magna importancia histórica y artística para México.

Aparte de la majestuosa ciudad precolombina, en la cabecera municipal de Teotihuacán de Arista o San Juan Teotihuacan hay notables muestras de arquitectura virreinal, como  el Ex Convento de San Juan Bautista y el Templo de Nuestra Señora de la Purificación.

Si quieres variar tu visita de las visitas arqueológicas y arquitectónicas, puedes conocer el Jardín de Cactáceas y el Parque Reino Animal.

Mira también: Galería de fotos de Teotihuacan: Pirámides del Sol y la Luna.

Ex Convento de San Juan Bautista

Esta edificación de mediados del siglo XVI tiene una portada atrial con arcos decorados y la imagen del Bautista en la parte superior. El templo se distingue por su portada de piedras ornamentadas y por su llamativa torre decorada con triglifos y motivos florales, con columnas salomónicas y dos cuerpos para campanas.

La Capilla Abierta es de arcos rebajados sostenidos por columnas dóricas. En el interior del conjunto destacan el púlpito tallado en madera noble y la antigua pila bautismal.

Jardín de Cactáceas y el Parque Reino Animal

El jardín situado cerca de la ciudad arqueológica reúne en una superficie de 4 hectáreas una magnífica muestra de la flora de las áreas áridas mexicas, como distintos tipos de magueyes, palmas, uñas de gato, biznagas y muchas otras especies.

El parque zoológico se encuentra en la vía hacia la localidad hidalguense de Tulancingo y los animales viven en total libertad. Aparte de admirar la fauna, en el Parque Reino Animal puedes vivir la experiencia de ordeñar una cabra, presenciar la doma de caballos y pasear en ponis.

Mita también: Mitla “el lugar de los muertos”

La gran ciudad de Teotihuacan

Las primeras construcciones ya tienen dos mil años y sus ruinas impresionaron tanto a los mexicas que estos le dieron el nombre nahua de “Teotihuacán” que significa ‘‘lugar donde los hombres se convierten en dioses” ¿Puedes creerlo?.  Los principales componentes del espléndido conjunto son las Pirámides del Sol y de la Luna, La Ciudadela y la Pirámide de la Serpiente Emplumada, y el Palacio de Quetzalpapálotl.

Teotihuacán además fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Con una altura de 63 metros, la Pirámide del Sol es la segunda más alta de todo Mesoamérica, solo superada por la Gran Pirámide de Cholula, en Puebla. Cuenta con 5 cuerpos y su forma aproximada es la de un cuadrado de 225 metros de lado.

Está situada en el lado este de la Calzada de los Muertos y fue reconstruida en la década de los años 1900 por el pionero de la arqueología moderna en México, Leopoldo Batres. Se desconoce el uso que dieron los constructores a esta obra, aunque es de suponer que tuvo un propósito ceremonial supremo.

La Pirámide de la Luna es la más antigua de las dos pirámides, con una altura de 45 metros, aunque su cumbre está más o menos al mismo nivel que la del Sol por haber sido erigida en un terreno más alto.

La Ciudadela y la Pirámide de la Serpiente Emplumada

La Ciudadela es un cuadrángulo de 400 metros de lado construido entre los siglos II y III, situado en el lado oeste de la Calzada de los Muertos; contiene la Pirámide de la Serpiente Emplumada y varios templos secundarios y aposentos.

Por su tamaño monumental, se cree que reemplazó al área de la Pirámide del Sol como centro de una ciudad que se estima tuvo entre 100 y 200 mil habitantes.

La Pirámide de la Serpiente Emplumada sobresale por la belleza de las representaciones escultóricas de la deidad de la Serpiente Emplumada. Fue un importante centro de sacrificios humanos, habiéndose encontrado los restos de más de 200 sacrificados.

Palacio de Quetzalpapálotl

Quetzalpapálotl significa «mariposa-quetzal» en nahuatl. Se cree que este palacio fue la residencia de las máximas autoridades de Teotihuacán, probablemente los sacerdotes.

Destaca por su decoración tallada de mariposas, penachos de plumas de quetzal y jaguares, soberbios ejemplos del arte prehispánico mexicano más antiguo. Para acceder al palacio situado en el ángulo suroeste de la explanada en la que está la Pirámide la Luna, hay que subir por una escalinata custodiada por imágenes de jaguares.

¿Artesanía y comida?

En la zona hay una milenaria tradición de tallado de la obsidiana o vidrio volcánico desde que los antiguos pueblos prehispánicos fabricaban sus herramientas y utensilios de piedra. También trabajan el cuarzo, el ónix y otros materiales semi preciosos, así como el tallado de madera, que es de fama reconocida en todo el país.

El producto vegetal emblemático regional es el nopal y con sus hojas carnosas y frutos preparan una gran variedad de comidas, dulces y bebidas.

Los guisos teotihuacanos con nopal van con todas las carnes, incluyendo res, cerdo, pollo, conejo, cordero, cabra y codorniz.

Los platillos que no te puedes perder

¿Barbacoa de carnero?, Carne de carnero cocida en su propio jugo, sazonada y envuelta en pencas de maguey.

Tlacoyos Tortilla de maíz gruesa de forma ovalada rellena de frijol, haba, garbanzo o requesón servida con queso y nopales típicos de la región.

Escamoles Larvas de hormiga servidas en ensalada o sobre una tortilla de maíz con salsa y acompañados de arroz y totopos.

Pulque Bebida alcohólica elaborada del aguamiel del maguey fermentado

Dulce de calabaza Dulce elaborado con calabaza en trozos, piloncillo, canela y agua.

San Juan Teotihuacán, el pueblo mágico colonial que se combina con una ciudad prehispánica, sin lugar a dudas un lugar para visitar. ¿Te lo vas a perder? ¡tus comentatios nos importan!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.