La relación entre patrimonio cultural y turismo

La relación que hay entre turismo y patrimonio cultural diseñan un escenario vivo que conforma una serie de temas de discusión y reflexión sobre la riqueza cultural digna de preservarse y difundirse.

Pero, ¿Cuál es esta riqueza?, ¿A quién le pertenece?, ¿Cómo se puede cuidar?, ¿Es posible aprovechar su atractivo para impulsar el desarrollo local?

La riqueza cultural va más allá de monumentos arquitectónicos (edificios civiles, religiosos, zonas arqueológicas), abarca también todas aquellas expresiones como: usos, costumbres, ritos, tradiciones orales, lenguas, creencias religiosas, cosmogonías, indumentaria, gastronomía, etcétera, de cada pueblo.

El patrimonio cultural es lo que cada pueblo tiene en común y le otorga identidad, y le da sentido de pertenencia.  

México es un país multicultural, donde todos vivimos rodeados de una enorme y compleja riqueza tanto cultural como natural llena de contrastes que van desde hermosas playas hasta enormes y enigmáticos desiertos; pueblos llenos de magia y encanto hasta modernas ciudades; fiestas, peregrinaciones, coloridos bailes, etcétera, el cual es un referente para las identidades de nuestros pueblos.

Ve también Los mejores Pueblos Mágicos de México.

Bajo estas consideraciones, la relación entre cultura y turismo cobra relevancia ya que puede ser un factor decisivo en distintos aspectos. En primer caso, puede ser un factor determínate para su preservación, difusión, pero sobre todo por la apropiación social del patrimonio, y a su vez, ser una fuente de recursos económicos para la comunidad.

Desde luego, tampoco hay que dejar de lado que la exposición del patrimonio con fines turísticos puede causar estragos como banalización y perdida de autenticidad de las producciones culturales si son aprovechados de una manera desmedida, es por ello que se necesita generar un sentido de pertenencia para generar un uso adecuado de los recursos.

Para hacer un turismo cultural, se debe generar una apropiación social por parte de las comunidades, las cuales le otorgan un significado o valor particular y lo mantienen vivo, y que estas a su vez, transmitan al turista ese arraigo e interés por su conservación.

Es importante preservar el patrimonio cultural y a su vez, ejercer un turismo de manera responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *